Radiactividad y consecuencias

Comencemos por decir que me gustaría que antes o después de éste artículo, leyeran los artículos titulados fisión o realidad, el tema de ionización y de radiaciones alfa, beta y gamma, pero si ya están aquí y no disponen otra cosa, continuemos entonces:

La radiactividad es un proceso natural por el cual núcleos de elementos pesados se descomponen en núcleos de otros elementos más ligeros, partículas subatómicas y rayos gama. Este proceso natural puede provocarse de manera artificial bombardeando átomos con neutrones, hasta provocar su desintegración. 

Hay radiactividad en los alimentos, en el potasio de las rocas, el radiocarbono del aire, el uranio y el torio naturales y en muchos otros elementos de la naturaleza. Nosotros somos radiactivos y la naturaleza hace que recibamos 0.2 rem por año. Esto es normal.

La radiactividad se mide principalmente  en unidades llamadas “rem” o “sievert” (1 sievert equivale a 100 rem). También se utiliza otra unidad llamada Bequerel (en honor a Henri Becquerel).

En el artículo titulado fisión o realidad  describimos la radiactividad como un producto de la obtención de energía eléctrica a partir de la energía nuclear. Hoy sabemos que la planta nuclear de Fukushima en Japón ha sufrido graves daños a consecuencia del sismo y el tsunami y que ha habido fugas radiactivas, el mayor de los problemas que hasta ahora ha causado ésta planta nuclear es que se enfriaron los generadores con agua y ésta fue vertida posteriormente al mar. Hasta ahora se tenía un cálculo de 11,500 toneladas de agua “contaminada” radiactivamente, y por otro lado tenemos la radioactividad que se ha ido expandiendo por el aire y que podría terminar contaminado  a varias personas, afectando su ADN a largo plazo.

Por cierto, recordarán que en un principio se repartían pastillas de yodo a la población cercana a la planta nuclear, esto se hizo con la finalidad de saturar la glándula tiroides que se encarga entre otras funciones de absorber el yodo para su funcionamiento. Al estar saturada de un yodo “inocuo” no tendría más capacidad de absorber el yodo radiactivo libre en el ambiente.

Volviendo al tema, en este escenario radiactivo hay varias sustancias, pero hablaré de 2 por ahora. El yodo-131 que se ha fugado y detectado en grandes cantidades, pero que tiene una vida radiactiva de 30 días, es decir, átomos de yodo que hayan sido “rotos” por fisión nuclear y que liberan a sus electrones, los cuales a su vez emiten su energía a la materia cercana y causan problemas radiactivos, pero a los 30 días las partículas son inocuas, por lo que las reacciones en cadena causadas son frenadas con contención y su “corto” tiempo de vida permite un manejo de éste tipo de radiación. La otra sustancia es el cesio 130 y éste si es preocupante pues su tiempo de vida es superior a los 150 años…

Hoy comer Atún no nos causa problema alguno, pero en algunos años, esos atunes que hoy se están alimentando de peces más pequeños, que han navegado en aguas contaminadas con una dosis de radiactividad, podrían acumularla y a mediano plazo traernos consecuencias… el tiempo tiene la última palabra sobre las verdaderas consecuencias.

Pasa la voz
Share