De sismos y Tsunamis

Los terremotos se producen por el movimiento de las placas tectónicas las cuales están en permanente contacto y acumulan una enorme cantidad de energía.

Cuando se produce un terremoto esta energía se libera en ondas P (rápidas y en el sentido de propagación) y S (lentas y en sentido perpendicular) las cuales, al llegar a la superficie de la corteza se transforman en ondas R y L y se les llama “superficiales”. Estas ondas son las que destruyen edificios. Dependiendo del tipo de suelo se pueden intensificar unas u otras, por eso hay temblores trepidatorios (perpendicular al sentido de traslación de la onda) u oscilatorios (mismo sentido de la traslación). Normalmente, en todos los casos se presentan ambas ondas…

Tsunami. Es la palabra japonesa para denominar la ola generada por un sismo submarino. El desplazamiento de placas que constituyen el fondo del mar en zonas donde hay fracturas de las mismas, provoca que la masa de agua encima de la zona también se mueva generándose ondas en el mar que tienen las siguientes características:

Primero son muy largas, entre cresta y cresta pueden tener varias centenas de metros; segundo se mueven a gran velocidad, se tienen registros que viajan a más de 400 kilómetros por hora y tercero, en zonas profundas no se percibe su paso no obstante que su altura, desde el principio puede ser de más de 10 metros.

Al acercarse a la costa, el primer fenómeno es que por el tamaño de la onda “jala” hacia mar adentro el agua de mar, dándose el caso que por ejemplo una bahía “se vacíe” dejando totalmente descubierto el fondo, entonces la enorme masa de agua que al llegar a la costa pude tener 8 o 10 metros de altura, se proyecta a una velocidad menor que la original pero desde luego muy considerable y que después de ese primer golpe sigue la inundación consecuencia de la gran masa de agua arrastrada por la ola. Es decir, es más importante el volumen de agua que la ola desplaza que la propia altura de la ola.

Recopilado de la cátedra: “Más claro ni el agua” del Ing. Héctor López Margalli.  vía Facebook el 11/03/2011
Pasa la voz
Share